27.8.10

Pequeñas cosas

Pensad por un momento en esas pequeñas cosas. Esos sutiles detalles de cada día que sin darnos cuenta van moldeando una vida como si de una perfecta escultura se tratara. Todas esas coincidencias, esos matices de cualquier momento pasado que por suerte y azar nos llevaron a vivir algo que ahora lo es todo. Esas pequeñas motas de polvo en el camino que desviaron tu ruta hacia un lugar. Hacia un destino, por llamarlo de alguna manera.

Es todo aquello por lo que somos lo que somos. Y estamos orgullosos de serlo.

Me ha dado que pensar escuchando una canción de Alejandro Sanz -no me juzguéis por esto, que muchos me conocéis-. Me refiero a todo lo que en algún momento de nuestra vida nos ha influido a la hora de tomar un camino u otro. Consciente o inconscientemente. Detalles que a la larga, sin darte cuenta, pueden ser responsables de cosas maravillosas. Pensad si no en algún amigo o amiga, seguro que si retrocedéis en vuestra mente encontráis que el inicio de esa bonita amistad no es más que una serie de absurdas coincidencias. Pensad también en lo que estéis estudiando, ¿por qué? Ahí están las pequeñas cosas.


Estos días he pasado una semana en un pequeño pueblo de la estepa palentina, Fuentes de Nava. A mi me ha resultado simplemente fascinante el ambiente, la gente, la amabilidad reinante en las calles. Y eso que estoy acostumbrado a moverme por pueblos pequeños.
Hemos estado en compañía de voluntarios de la Fundación Global Nature, y como siempre, conoces gente, sientes cosas nuevas, experiencias, momentos especiales en el campo, naturaleza. Pequeñas cosas que quien sabe si en un futuro servirán de algo o marcarán un camino en tu vida.

Todo influye, por insignificante que parezca. Aunque lo rechaces, aunque lo aceptes. Siempre quedará algo de esas pequeñas cosas.

1 comentario:

Irene dijo...

je gracias por el comentario querido lector, si algun dia paso a ordenador la historia te la pasare.

fdo: una asidua lectora ^^