7.3.11

Ciego

Esta entrada va por aquellos y aquellas que, a merced de un amor, de un vicio o de una obsesión, quedan cegados por una luz que no va más allá de su propia realidad. Va por aquellos que saben lo que digo, por los que no lo saben y por los que algún día lo sabrán. Porque a veces cuesta entender que existe un mundo y una realidad distinta para cada uno.

Porque estando ciego es muy fácil tropezar y apoyar un pie en el lugar equivocado. Sin saberlo.

Por vosotros.

Por mí.

1 comentario:

Canis dijo...

Cuánta razón... Es tan maravilloso vivir un sueño y tan fácil creerlo verdadero.

Al final te das cuenta de que más allá de la cortina de luz del ensueño hay una realidad que bien merece la pena vivir, aunque no sea la que creíamos.

Supongo que hay que saber verlo, y tener la capacidad de aprovecharla tal y como es con ilusión. Al menos, eso es lo que yo he aprendido.