28.10.10

Aprendiendo a equivocarme


Llevo 20 años aprendiendo a equivocarme. Y me quedan aún unos cuantos, o eso espero.

Porque en la vida no hacemos otra cosa que eso, equivocarnos. Tomamos decisiones todos los días y todos los días cometemos errores. Y sería un error fatal pensar que esto no es así, pues nunca sabremos si la otra decisión hubiera sido más acertada.

Yo, ahora, estoy orgulloso de equivocarme. Porque soy humano y en cada decisión estás expuesto al riesgo, al error. No decidir es aún peor, es no atreverse a vivir. Siempre nos queda la incertidumbre de lo que hubiera pasado... y nada nos quita lo que ya hemos vivido.

No me gustaría ser como un barco de papel navegando a la deriva por un pequeño riachuelo. Sin posibilidad de cambiar de rumbo, de elegir, de errar.

Me gusta equivocarme.

3 comentarios:

Canis dijo...

Tienes toda la razón, pero hay que ser valiente para tomar ese riesgo. Es más fácil dejarse llevar, y por eso muchos cometemos ese error. Aunque eso es dejar que la vida te viva a ti, no vivirla tú mismo.

Me gusta tu blog. Si no te importa, volveré a pasarme por aquí ^_^

Tomica_naranja dijo...

Si, a mi también me gusta equivocarme desde esa perspectiva.

hay mas gente de lo que nos pensamos que no se atreve a vivir.

Carlos Galeon dijo...

Nunca cometas el error de pensar que pudiste equivocarte. Piensa siempre que en aquel momento tomaste la decisión más oportuna, la que creías mejor, la adecuada.
Y si te equivocas, no olvides que uno de los derechos universales es el "derecho a equivocarse" (o tal vez no fue una equivocación). Las cosas las vemos diferentes con el paso del tiempo.
Saludos, y un abrazo.