3.1.11

Genialidad

¡Joder! Pero si hace más de dos meses que no escribo nada por aquí... hay que ver cómo pasa el tiempo.

Pues bien, hoy quiero hablaros de la genialidad. Esa magnífica sensación que pone la guinda a cualquier momento, a cualquier relación o cualquier amistad. Yo creo que es esencial, es necesario sentir la genialidad en nuestras vidas. Hacer de los momentos más vulgares, los más especiales. Geniales.

¿Y qué es la genialidad? No se puede describir con palabras, pero estoy seguro de que todos los que leáis esto sabréis a qué me refiero. Unos más que otros pero lo sabréis.

Es esa chispa mágica.

Es esa tilde que siempre lleva la esdrújula.

Y si no está, falta algo...

2 comentarios:

macaflai dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, son los momentos que tienen esa chispa los que mejor recuerdas, o al menos en mi caso, las personas que cuando menos te lo esperas te lanzan una genialidad son de las que me gusta rodearme. Sí, sí. Me gusta.

Carlos Galeon dijo...

La genialidad no viene sola, ni es producto de una inspiración especial, sino del trabajo continuado y - en ocasiones - difícil, del creador, sea éste poeta, pintor, escritor, dramaturgo, escultor, o simplemente barrendero; sí, barrendero, porque en las huellas y surcos de su escoba podréis hallar toda una vida escrita, con sus sueños, sus ilusiones y desamores, con la felicidad y la amargura arrastradas por esa escoba que hoy araña la cruda piel del mundo que en un tiempo soñó poder acariciar.